El caso Neymar y la guerra sucia

enero 19, 2018 0 Por Angel Xan

Por: Oswaldo Ceballos Fornaguera

La publicación del diario español La Razón, en donde señala que el padre de
Neymar revela que Barcelona gastó más de 200 millones de euros tiene muchos,
muchísimos matices.
Quiero aclarar, que para nada defenderé a la directiva blaugrana, pienso que los
grandes equipos de las ligas más poderosas han incurrido en una gran cantidad
de delitos fiscales pero que, “con dinero baila el perro”, casualmente no salen a la
luz a menos que haya un empuje extremo desde un solo lado.
Y tal es el caso de Neymar con Barcelona, recordemos que no se fue nada bien
del club catalán, y si algo caracteriza al padre de este gran jugador es que tiene
una eterna danza con los billetes y a donde apeste a dinero es de los primeros en
alzar la mano a costa de lo que sea.
En resumen, la nota dice que:
 Sandro Rosell, ex presidente del Barcelona, declaró que compró a Neymar
en 57 millones, el club admitió más tarde que fueron 86.
 De esta manera, toda la operación de contratación del fichaje en el 2013
ascendió a más de 200 millones de euros brutos, contando sueldos y una
interminable serie de cláusulas.
 Quien entregó estos documentos a la Audiencia Nacional de España y al
diario El Mundo fue la “mano derecha” del padre de Neymar: Eduardo
Musa.
 El mismo diario, reveló en 2014 que fueron: 17 millones para el Santos, 7,9
millones por una supuesta adquisición de tres futbolistas, dos amistosos
con Santos por 9 millones y una comisión EXTRA PARA EL PADRE DE
NEYMAR de 2,5 millones de euros: el total después de todo el asunto
llegaba a los 205.
¿Revelador no?
Si el Barcelona, o mejor dicho la directiva, cayó en este delito financiero, debe
pagar, por supuesto que debe hacerlo pues se supone que nadie está encima de
la Ley. Pero esto último se da en una realidad virtual.
Ahora bien, si al final los costos eran de 205 millones de euros por un solo
jugador, y al final el Paris Saint Germain paga una cláusula de 220 millones
entonces no entiendo con qué claridad los del Barcelona pondrían un candado de

apenas 15 millones a un jugador que por debajo de la mesa les habría costado
tanto.
Otra es que lo que esté abajo del sol se termina conociendo y, si ellos sabían que
era una operación tan temeraria, hubiesen sido más cuidados, digo… ¡nadie
quiere ir a la cárcel tan fácilmente!
El punto aquí, es que Barcelona sabe que desde la capital española se tejen redes
para desestabilizar hasta a los recoge balones del Camp Nou, porque son más
que enemigos. Hay incluso sistemas de inteligencia que operan a razón del Madrid
y muy probablemente en viceversa.
Y por supuesto que hay mercenarios de la pluma a costo y paga de Florentino
Pérez, que buscan siempre poner en predicamento el entorno enemigo.
Otra pregunta es ¿por qué sale eso a la luz AHORA?
Bueno, el mismo periódico español se “lava las manos” y al final de su nota
expone que “¿Por qué este 'dossier' aparece ahora?”
Voy a citar todo textualmente dando el crédito correspondiente de este párrafo que
no se lo puede perder, lea la joya:
“La repentina aparición de los documentos internos de la negociación entre
Neymar y el FC Barcelona en la Audiencia Nacional tiene lugar después de que
una de las personas de máxima confianza del jugador, Eduardo Musa, los haya
entregado a la Fiscalía brasileña. Musa fue la mano derecha del padre del
futbolista entre 2010 y 2015 y se encargó de la gestión de los derechos de imagen
del delantero hasta que rompió con Neymar Santos.
No obstante, fuentes próximas al entorno del actual jugador del Paris Saint
Germain aseguran a EL MUNDO que el progenitor no tiene ningún inconveniente
en perjudicar en estos momentos al Barcelona con esta cuestión. El motivo radica
en la negativa del club a pagar la prima de renovación de 26 millones a Neymar
tras conocer la decisión del brasileño de marcharse a Francia”.
¡Pues sí!
Esto sale precisamente tras la contratación de Coutinho y Mina por parte de
Barcelona, donde los gastos ascendieron a casi los 200 millones. Fue muy
oportuno.
Como dicen, en la guerra y en el amor todo se vale.
Pero el futbol está lleno de corrupción, de impunidad, y casi nadie se salva, así
que no se den golpes de pecho ni santifiquen porque aunque sus uniformes
puedan ser blancos, al final del partido siempre terminan manchados de mugre.

Enlace de la nota de El Mundo:
http://www.elmundo.es/deportes/futbol/2018/01/17/5a5fbfdb268e3e761d8b4654.ht
ml