El grupo Metallica y el Instituto Nacional de Música de Afganistán fueron distinguidos este miércoles en Estocolmo con el Premio Polar, considerado el Nobel de la Música.

Sobre la banda de trash metal, el fallo destaca la virtuosidad y el uso de ritmos ectremadamente acelerados del grupo estadounidense.

“Desde la agitación emocional de Wagner y los cánones de Tchaikovski nadie había creado música tan física y furiosa y aun así, tan accesible” expresaron.

“(Metallica permite) que tanto la habitación de un adolescente como un salón de conciertos se transformen en un Valhalla”, agrega el texto.

El Instituto afgano y su director, Ahmad Sarmast, fueron reconocidos por haber usado la música para transformar las vidas de los jóvenes.

Sarmast, hijo de un famoso director de orquesta, regresó en 2008 a Afganistán para fundar el ANIM, que una década después florece y está comprometido en preservar la rica herencia musical del país y en crear un entorno de aprendizaje seguro para los jóvenes.

Fuente: Reforma/cna

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *