Avala Comisión exhorto para homologar normatividad sobre valor máximo de volatilidad de gasolinas

Avala Comisión exhorto para homologar normatividad sobre valor máximo de volatilidad de gasolinas

noviembre 8, 2018 0 Por Angel Xan

La Comisión de Energía, presidida por el diputado Manuel Rodríguez González (Morena), aprobó el dictamen con punto de acuerdo que exhorta a las comisiones Nacional de Normalización y Reguladora de Energía para que homologuen el valor máximo de volatilidad de gasolinas en las zonas metropolitanas de Monterrey y del Valle de Toluca con las de Guadalajara y el Valle de México.

 

El documento considera necesario que estas dependencias ejerzan su facultad de recomendación de modificación de la NOM-016-CRE-2016, “Especificaciones de Calidad de los Petrolíferos”, la cual busca limitar la emisión y uso de precursores de ozono, y con ello combatir el problema de contaminación en las zonas metropolitanas.

 

Detalla que la norma oficial prohíbe el uso de etanol en las zonas metropolitanas, y permite un contenido máximo de 5.8 por ciento en volumen de etanol anhidro como oxigenante en gasolinas regular y premium en el resto del territorio nacional. La idea es que homologuen todas las zonas metropolitanas con esas características, es decir, sin el uso de etanol.

 

El dictamen, aprobado con 26 votos a favor y 2 abstenciones, refiere que con esta modificación también se homologaría lo hecho por el Consejo Nacional de Población, a través del documento titulado “Delimitación de las zonas metropolitanas de México 2015”.

 

El punto de acuerdo subraya que la contaminación atmosférica cuesta al gobierno y a los particulares entre cuatro y ocho mil millones de dólares, tan sólo en Nuevo León, sumado a ello los costos de salud, baja de productividad y ausentismo al año.

 

El diputado Hernán Salinas Wolberg, diputado del PAN, manifestó su apoyo al exhorto y resaltó que hay un debate más amplio en el tema de gasolinas, como es el aditivo que se usa para oxigenarlas, y “que vale la pena como Comisión se analice, pero es más complejo”.

 

Su compañero de bancada, diputado Justino Eugenio Arriaga Rojas apoyó este acuerdo, porque permitirá “revisar si se requieren emprender reuniones técnicas y fortalecer las normas en esta materia”.

 

Por MC, el diputado Jacobo David Cheja Alfaro resaltó que el exhorto vale la pena para considerar a las zonas metropolitanas de Monterrey y del Valle de Toluca, “pues lo que estamos cuidando es la protección del medio ambiente y, en consecuencia, la salud de los habitantes de esas regiones”.

 

Indicó que el problema en Toluca es que se tiene en puerta un aeropuerto de gran magnitud y el Tren México-Toluca. “Por eso, solicitamos que las comisiones Nacional de Normalización y la Reguladora de Energía tomen en cuenta las apreciaciones de esta Comisión”.

 

La diputada Mónica Almeida López (PRD) anunció su abstención y expuso que ya hay una revisión de esta norma para impulsar el uso de los biocombustibles, como una alternativa para disminuir la contaminación.

 

“Tenemos entendido que los niveles de volatilidad es lo que permite, de acuerdo a las condiciones geográficas y de temperatura, que los combustibles, en el caso de los automóviles, prendan o no prendan”. Esa es la diferencia con la Zona Metropolitana de Guadalajara y la del Valle de México, pues en la de Monterrey, al ser más cálida, será más difícil que prendan”.

 

Reunión con especialista

 

Posteriormente, la Comisión se reunió con Adrián Duhalt Gómez, integrante del Sistema Nacional de Investigadores, quien precisó que el problema más grande que se tiene en el país es la dependencia energética de las importaciones y afirmó que, después de cuatro o cinco años de la Reforma Energética “los resultados en términos de producción no son favorables”.

 

Si bien era necesaria esta Reforma, “se olvidó de Petróleos Mexicanos; hubo una omisión terrible en dejarlo nadar de muertito. Se debe discutir qué necesita Pemex para el Siglo XXI, es decir, sea ágil o con grilletes y ver cómo disminuye su participación en el mercado, como es el caso de las gasolinas”.

 

En México, continuó, alrededor del 65 por ciento del consumo doméstico del gas es importado, y se quita la demanda de Pemex, la cifra es del 88 o 89 por ciento. Preguntó si se quiere seguir dependiendo de Estados Unidos, sobre todo cuando se calcula que el próximo año Texas se convertirá en el tercer productor mundial de petróleo y gas.

 

La diputada Raquel Bonilla Herrera (Morena) pugnó por trabajar de la mano con la próxima secretaria de Energía, en proyectos sobre la recuperación de complejos Petróleos Mexicanos y abonar en el tema energético.

 

En tanto su correligionaria, Juana Carrillo Luna aseguró que no están a favor del gas Shale, por lo que la política que se instrumentará a partir de diciembre estará orientada a recuperar Pemex. “No estamos diciendo que no queremos empresas privadas, porque son necesarias y fundamentales, pero con contratos transparentes”.

 

Por el PAN, el diputado Justino Eugenio Arriaga Rojas planteó qué tan factible o no es utilizar el sistema de refinerías que fueron hechas en los años 50 y 60 o, bien, construir otras con las nuevas tecnologías que existen.

 

El también diputado panista, Evaristo Lenin Pérez Rivera, preguntó si el frackinges exitoso y rentable en México, sin dañar los recursos naturales de las regiones, de acuerdo con lo que ocurre en Texas, Estados Unidos.

 

Enrique Ochoa Reza, diputado del PRI, sostuvo que es de llamar la atención que Texas se convierta en el tercer productor de petróleo y gas, superando a Venezuela; sin embargo, inquirió qué porcentaje proviene del fracking y cómo diversificar la energía que se produce en el país.

 

El diputado de MC, Jacobo David Cheja Alfaro, preguntó si el fracking daña los mantos acuíferos y si “este método de químicos, con millones de litros de agua a presión para sacar el material, los perjudica”.

 

Mónica Almeida López (PRD) solicitó un balance energético para saber cuánta energía se requiere para producir gas natural.

 

Al responder a los cuestionamientos, Duhalt Gómez resaltó que gran parte en el aumento en la producción en Estados Unidos tiene que ver con el fracking, “pero yo sé que aquí en México hay una posición hipócrita al respecto, dado que somos el principal consumidor del gas natural que proviene del vecino del norte; se necesita una opinión más informada sobre el tema”.

 

Sobre el daño al medio ambiente por fracking, resaltó que si existen regulaciones laxas o un Estado de derecho débil, “pues obviamente va a ver espacio para que las empresas actúen sin supervisión y habrá riesgo”.

 

Llamó a no subestimar la capacidad de innovación que se ha dado en Estados Unidos y quién dirá si en cinco años el proceso fracking podrá mitigar el impacto al medio ambiente y en el manejo del agua. “La innovación, tecnología y regulaciones fuertes serán claves para enfrentar esas situaciones”.

 

El académico subrayó que en la práctica de extracción se debe encontrar un balance, es decir, desarrollar un plan que aumente la producción de campos convencionales y se destine mayor inversión en exploración de crudo y gas natural.

 

Reiteró que se debe diversificar el suministro de gas o aumentar la generación de otro tipo de energía; de lo contrario, la dependencia energética continuará. “Se debe tomar en cuenta que el gas natural no solo se utiliza para generar electricidad”.